El secarral

Autoracing árido, irreverente, políticamente incorrecto, espinoso... y sincero

miércoles, 20 de octubre de 2010

Simca 1200, ni más ni menos


Hablar de coches clásicos no significa que tengamos que ver enormes dinosaurios geniales por su concepción e inalcanzables por su valor monetario, sino que pueden verse coches sencillos, de calle, que han pasado a la historia no por ser la imagen de una determinada marca en una época concreta, sino por ser un vehículo más, ni mejor ni peor, pero un coche que está en la historia de muchas familias, de muchas personas que han tenido en propiedad dichos autos.

Es el caso concreto del Simca 1200, mal llamado así en España, pues su nombre original fue Simca 1100. Este coche se fabricó y comercializó entre 1967 y 1982, y fue concebido por la necesidad de ofrecer al usuario de clase media un coche de dos volúmenes con 5 puertas y funcionalidades familiares. Los ingenieros Philippe Grundeler y Charles Scales fueron los encargados de llevar adelante lo que se llamó el “Proyecto 928”, en el que la concepción antes descrita, se basó en la colocación delantera del motor para un mejor aprovechamiento del espacio en el coche. Dichos planes se vieron afectados debido a la toma del control de Simca por parte de Chrysler, en 1963, que modificaron varios aspectos, la cilindrada, que pasaría a ser 1118 cc, y una importante y revolucionaria novedad que sería tomada por casi la totalidad de coches que se hicieron de ahí en adelante: una transmisión transversal (axial con el propulsor).

El Simca 1200 se presentó en sociedad en el Salón del Automóvil de París de 1967. Su concepción moderna, económica y de buenas prestaciones, le hicieron tener una muy buena acogida, pues se produjeron en total 2.188.737 coches, y en su versión familiar podría ser considerado como uno de los precursores de los modernos monovolúmenes, debido a una parte trasera con asientos abatibles que podía dejar una capacidad de carga realmente interesante. Un austero interior, con imitaciones de madera, daba el toque de la época y del segmento a un coche que podría definirse con una sola palabra: corrección.

Se presentaron varios modelos y especificaciones, desde un 944cc con 48CV hasta un 1294cc con 85CV. Tenía una caja de cambios de 4 velocidades, pero también se podía encontrar un modelo con caja de cambios semiautomática de 3 velocidades, que si bien había que seleccionar en todo momento la velocidad que se quería engranar, el embrague era accionado automáticamente. Montaba de serie unos inusuales y magníficos frenos de disco delantero de doble pistón.

Este coche no salía en las primeras páginas de los periódicos, no destacaba por sus prestaciones, ni era especialmente bonito, pero era un coche muy correcto, duro como pocos, funcional y, en definitiva un coche que rara vez te fallaba. Pero ahí tuvo el que era su talón de aquiles, pues las averías que tenía rara vez solían ser de fácil resolución.

Yo de pequeño tuve dos modelos de Simca 1200, y en miles y miles de kilómetros que hice con él, solo me falló una vez, que se le quemó un manguito de la refrigeración. Mi padre los cambió por aburrimiento, pero yo daría lo que fuese por recuperar alguno de ellos.

Actualmente, rara vez se ve un Simca 1200 por la calle, de hecho, pocos se ven también en las concentraciones de autos clásicos y, con todo el dolor del corazón de los que alguna vez hemos tenido un 1200, la mayoría de ellos son carne de desguace, pues es muy complicado encontrar piezas de recambio para solucionar averías.

Todo un clásico que no se perderá en el olvido, y para ello pongo mi granito de arena haciendo este post.




© Imágenes │ Leozwaal, Simca Free, Chrysler

8 comentarios:

  1. Hoy vi uno...y lo estuve contemplando un rato.

    ResponderEliminar
  2. Bonito recuerdo a un coche que formó parte importante de la historia, junto al 600, el 2cv, el 4L... vamos, cuando los nombres todavía no los ponían los directores de marketing.
    Los recuerdo en la calle, aunque nunca tuvimos uno, y luego no me gustó su sustituto, el Talbot.
    Post como este me ponen nostálgico.

    ResponderEliminar
  3. Es que cuando uno ve un coche antiguo por la calle, es un pecado no disfrutarlo ;)

    Los sustitutos de Talbot, eran visualmente muy toscos, aunque el Talbot Horizon rivalizaba en durabilidad con un trozo de pedernal.

    Cierto, uno se pone nostálgico, cuando lo lee y cuando lo escribe, pero es un bonito ejercicio entrenar el recuerdo ;)

    ResponderEliminar
  4. Estimados Martín, Interdomin y José Luis,
    Me acuso de pecador.
    Pero este coche lo he visto siempre con muy malos ojos. Quizás sea porque mi padre nos metía en él y sufrimos lo patata que era ¿Fuisteis alguna vez en él?

    ResponderEliminar
  5. ¿Que si fuimos?
    La primera vez que monté en el 1200 fue para ir al hospital con la cabeza abierta después de darme contra la pared del colegio.
    Mi padre llegó con su flamante Simca 1200 nuevo, tres puertas, decorado con una franja negra estilo equipo A...
    Un tiempo después lo cambió, por el Talbot Horizon!!

    ResponderEliminar
  6. Nunca monté en uno. Hoy me fijé otra vez en el coche.

    ResponderEliminar
  7. Primo: ¿Patata? ¿En qué sentido? Yo estuve más de 15 años metido en un Simca y era cómodo y no fallaba, además de duro... ¿le cambiaba tu padre el aceite?

    Mikel: ¿Cómo le dejaste el coche a tu padre?

    Interdomin: ¿Y qué te parece ahora el coche?

    El primero de mis 1200 era amarillo chillón, con el capó y el portón trasero negros. Parecía un deportivo jajajaja

    saludos

    ResponderEliminar
  8. I’ve been into blogging for quite some time and this is definitely a great post.Cheers!

    generic paxil

    ResponderEliminar